Una Mañana Cualquiera.

una-manana-cualquiera


Te vi una mañana. Una mañana de esas en que no esperas nada especial.

Sales al mundo con cosas por hacer, sintiendo que será un día como otros, repitiendo lo mismo como tantos días de tu vida.

Estaba con mi mente absorta del mundo que me rodeaba, siguiendo los pasos que tantas veces había dado.

Me detuve a esperar en uno de los sitios donde tenía que hacer algo de lo previamente planeado para el día.

Mientras espera busque entre mis cosas los papeles que necesitaba para tenerlos listos cuando llegara el momento.

Había mucha gente que iba de un lugar a otro esperando solucionar algún asunto pendiente, entraban y salían buscando el lugar adecuado para arreglar lo suyo.

– ¿Este papel es suyo? Lo he visto caer cuando pase por su lado.

Oí una voz de hombre fuerte pero melodiosa, cerca de mí.

Me volví hacia la voz y te vi, me mirabas con una mirada entre preocupada y amable.

– ¡Oh! Gracias, es cierto, es mío. Mil gracias de nuevo.

-Por nada, se lo importante que son a veces los papeles y perder alguno puede ser un gran problema.

Tus ojos se encontraron con los míos y se quedaron presos, ambos sonreíamos con los ojos y nuestras bocas se sumaron con una sonrisa inmensa.

Lo supe inmediatamente, tu alma y la mía se reconocieron, no puedo decir que sintieras lo mismo que yo, pero tus ojos me decían cosas que yo entendía.

Fue muy fugaz nuestro encuentro, pero suficiente para reconocerse. Quizás no estés en mi futuro, pero en mi renació un sentimiento olvidado. Quizás no vuelva a verte y entre nosotros solo medie un saludo fugaz, pero volví a sentirme viva y supe que volvería a amar, que volvería a confiar, que volvería a entregar mi corazón.

Me distes los buenos días y te respondí lo mismo, te alejaste y te seguí con la mirada hasta perderte entre la gente.

Hoy te vi, y volvió la esperanza a mi vida, volví a ver que los días no tienen que ser iguales y que a pesar de todo cada día puede ser un misterio.

Firma3

Hoy te recuerdo.

te-recuerdo


Hoy te recuerdo, en esta tarde en que el cielo llora a su antojo.

Hoy te recuerdo, y me duele saber que no estamos juntos.

En tardes como estas solíamos hacernos el amor. Eran tardes felices, de esas que no podemos repetir cuando queremos, y que recordamos para hacernos daño.

El tiempo ha pasado y no llega el olvido.

Te recuerdo en tardes como estas, y en mi cuerpo están marcadas tus manos, marcas que como tatuajes de fuego llenan cada rincón de mi cuerpo.

Hoy te recuerdo, y en mis oídos suena tu voz. Recuerdo cada frase, cada palabra, cada sonido de tu voz quebrada por el deseo y se despiertan en mi un tumulto de sensaciones, mi cuerpo se despierta del letargo.

Hoy te recuerdo, y es tal real que puedo sentir tu respiración entrecortada y tus labios en mi cuello.

Hoy te recuerdo, y mi recuerdo en ti y mis manos en mi me hacen sentir la pasión.

Hoy te recuerdo, y mi pensamiento en ti y mis manos en mi me hacen disfrutar el placer.

Hoy te recuerdo, y mi cuerpo vibra y por un momento me parece real tu presencia.

Hoy te recuerdo, y vuelvo a sentir tu ausencia, en esta tarde en que el cielo llora a su antojo.

Firma3

Alma Querida

arabescos_borboletas_
Que necesitas alma querida que pueda despertar mis sentimientos, que pueda provocar mi risa, que pueda sacarme de este letargo que me agobia.
Que necesitas alma querida para que puedas hacer vibrar mi corazón y sensibilizar mi piel.
¿Qué espero de ti alma querida?
Que te sucede que no eres tú, que no te reconoces en mí, que no te siento como alas de mariposa en mi vientre.
Te has perdido y no puedes encontrar el camino de regreso.
¿Que necesitas de mi, alma querida?
¿Que necesito yo, para que tú vuelvas a mi?.
Quiero gritar, quiero que regreses. Necesito de ti para ser yo.

Firma3

¿Que sabemos del Amor?

Que sabemos del amor


Porque insistimos en amar a quien no nos ama, a amar lo que es imposible, a vivir en relaciones donde no existe el amor y solo compartimos la vida en común, renunciando a nuestros más profundos deseos.

Acaso no sabemos reconocer al amor porque la rutina y la falta de ilusión nos nubla la razón.

No sabemos nada del amor solo imaginamos lo que queremos que sea, no lo reconocemos en nosotros ni en el otro y nos cerramos todas las puertas al amor.

Reconocemos el amor en las novelas, las películas románticas y los poemas y pensamos que nunca nos tocara un amor como esos.

El amor llega a nosotros, pero se pierde en el camino y dejamos de reconocerlo en nuestras relaciones porque pensamos en amores de fantasía y no intentamos buscarlo en lo más hondo de nuestro corazón.

Siento al amor lejos de mí, lo veo en otras parejas, pero no en mi vida.

Añoro ese sentimiento, lo envidio cuando lo veo presente en los otros y pienso en cuanto les durará porque estoy segura de que se perderá también en ellos, que no tiene futuro el amor como no lo ha tenido para mí.

Cuando leo un poema, oigo una canción de amor o lo imagino en mi mente, ansió el amor para salvar mi vida de la insatisfacción. No reconozco el amor, no lo siento, no existe para mí.

Me pregunto muchas veces si soy yo quien no cree en el amor o es que simplemente no existe.

Muchos años atrás, creía en el amor, lo sentía cerca, lo buscaba, pensaba que podía enamorarme que podía disfrutar del amor.

Hoy no sé si existe en algún lugar, si alguien puede amar y ser amado de verdad o si solo es una fantasía que queremos alcanzar, pero perdemos la fe en el camino. La vida es demasiado real y el amor no existe.

Intento vivir sin amor y solo acepto lo que es y no sé si volveré a sentir de nuevo el amor, si volveré a enamorarme.

Tengo miedo de volver a sentir el amor y perderlo, de sufrir, de llorar otra vez por el amor perdido, por la traición, la infidelidad y la mentira.

Ahora pretendo aprender a amarme a mí misma y quizás eso me ayude a encontrar a otra persona en la que pueda compartir el amor que ya tengo en mi y siento por mí.

Es triste vivir sin amor, es triste para mí no poder disfrutar de ese sentimiento tan hermoso en el que he dejado de creer.

Firma3

Tus manos

Tus manos


Tus manos, mi parte favorita de ti. Tus manos, la mejor expresión de tu amor.

Me gusta mirarlas, pero me gustan más cuando me tocas. Tus manos en mi piel producen chispas en mi cuerpo. Con tus manos puedes sacar mis mejores melodías, mis mejores reacciones.

Tus manos recreándose en mis senos me llevan a las puertas de la locura, no puedo soportar que no acaricies mis senos, están sedientos de tus manos.

Mi cuerpo ansia tus manos, mi cuerpo explota en tus manos, mi cuerpo se pierde en tus manos.

Tus manos en mi cuello, en mi espalda, en mis caderas, acariciando suaves y firmes por momentos, calientes, que trasmiten corrientes de energía excitantes a mi cuerpo.

Tus manos recreándose en mi sexo me llevan a las puertas de un éxtasis supremo, no puedo soportar que tus manos no se detengan suavemente en mi sexo y con movimientos certeros, ágiles y a la vez sutiles me detienen en el tiempo y pierdo toda la conciencia en un tumulto de sensaciones que no puedo controlar.

Tus manos y mis manos cuando llegamos al límite se unen sedientas, desesperadas, ardientes. Nuestras manos no pueden separarse. Hasta que perdidos en nuestras sensaciones no pueden sino dejarse llevar y caer en un abismo llenos de sensaciones, sentimientos y placer infinito.

Tus manos me provocan placer y éxtasis, ansia y deseo, sentimientos y sexo desenfrenado.

Tus manos, con su fuerza y su dulzura, su pasión y su energía. Son mi mejor regalo.

Firma3