Archivo de la etiqueta: amantes

Si Hay Proxima Vez….

amantes2


Ella era muy joven, estaba casada con su primer amor de juventud, él tenía algunos años más, y estaba casado, un matrimonio de muchos años.

Empezaron siendo amigos, conversaban mucho y poco a poco pasaron a más sin darse cuenta. Después de una relación de varios meses en la que pasaban tiempo conversando, pasaron a besarse y tocarse, disfrutando de sus cuerpos en el asiento posterior de su coche.

Sus encuentros en el coche estaban aderezados por un intenso erotismo, se satisfacían el uno al otro de todas las formas posible y el hecho de hacer algo prohibido hacia mucho más excitantes y apasionados sus encuentros.

Un día, después de muchos encuentros en su coche, decidieron ir a un hotel para hacer el amor, ambos deseaban un encuentro a solas, para liberar sus deseos.

Los dos estaban nerviosos ante una situación que no habían tenido antes. Sabían que estaban haciendo algo mal, pero el deseo los devoraba, no podían detener lo que sentían, la atracción era mutua, el deseo y la pasión los superaba.

Tenían muchos deseos de hacer el amor desnudos y sin miedo a que los pillaran. Fue un encuentro intenso con momentos dificiles para él. Al principio le costó tener una erección y cuando intentaba penetrarla, su erección cedía y no podía mantenerla.

Siguieron con juegos amorosos y besos llenos de deseo y después de un rato su erección la hizo disfrutar intensamente. Hicieron el amor como locos durante el largo rato que permanecieron en la habitación, no recordaban el tiempo exacto. Se sentían satisfechos, cansados y hambrientos.

Él le dijo que la próxima vez traería algo para picar porque lo que ofrecían en el hotel no le gustaba y hacer el amor le daba un hambre voraz.

Inmediatamente ella pensó que había estado allí antes con otras chicas. Sintió una fría sensación recorrer su espalda. Los celos hicieron su entrada, su cabeza empezó a dar vueltas, y se perdió en pensamientos confusos.

¿Con cuantas ha hecho lo mismo?, ¿a cuantas ha traído aquí y le ha hecho el amor igual que a mí? Se quedo callada por un momento y después sin pensar le dijo:

– Bueno, si hay próxima vez.

El la miro intrigado y un poco desconcertado, pero no dijo nada. Se acerco a ella y la beso en la boca aun con deseo, ella le devolvió el beso. Le beso los pechos y con sus labios volvió a excitar sus pezones respondieron a sus labios. Volvieron a hacer el amor, parecía que le deseo no tenía fin. Él se quedó por un rato encima de ella, no podían separarse. Después de un rato se fueron a la ducha y se dieron un baño juntos y sintieron hambre, podían haberse quedado y hacer el amor de nuevo, no encontraban final a su deseo, pero tenían hambre.

Se vistieron y salieron a comer.

La mañana siguiente, la llamo, había preocupación en su voz y le dijo que no podía entender que con lo bien que la habíamos pasado tuviera dudas de que volvieran a verse. Solo de pensar en lo sucedido deseaba volver a estar juntos, mientras hablaba con ella tenía una erección y un deseo enorme de poseerla.

– No me hagas caso, fue un mal momento, sentí celos, ni yo me lo explico porque te lo dije. También deseo volver a verte.

Sintió como se relajaba su voz, le deseo los buenos días le envió un beso y le dijo que la llamaría más tarde.

Fueron muchas próximas veces, durante un tiempo disfrutaron de sus encuentros y del sexo sin pensar a donde los llevaría esa relación. Poco a poco, la pasión se enfrió y dejaron de verse, ella no recuerda cual fue el motivo ni como sucedió, pero el recuerdo de aquella primera tarde se quedó en ella junto a la respuesta que los celos le hicieron decir.

Siempre que lo recuerda sonríe, y se siente feliz de haber vivido esa experiencia tan intensa. No quiere pensar en nada más, solo un buen recuerdo.

El recuerdo de una relación de juventud, una relación muy sexual y llena de erotismo. A una edad en que su sexualidad estaba a plena capacidad. No hubo amor, solo sexo.

Muchas veces en su vida deseo una relación sexual como aquella.

Solo de recordar su cuerpo se excitaba y deseaba una próxima vez.

Firma3

 

 

Anuncios

A Donde fue el Amor……

A donde fue el amor.

Ayer te vi de nuevo, después de mucho tiempo.

Nos encontramos casualmente, los dos nos sorprendimos al vernos, nos saludamos amablemente con un beso fugaz en la mejilla casi sin tocarnos, nos preguntamos por nuestras familias, hablamos en general sin mucho detalle y nos despedimos con una sonrisa amable como dos conocidos que se encuentran después de mucho tiempo sin verse.

Pero no éramos solo conocidos, fuimos amantes, apasionados y maravillosamente locos.

¿Cuánto tiempo ha pasado? No puedo decirlo y tu, es posible que tampoco, solo sé que ha pasado y que como siempre nos envuelve en la bruma del olvido.

Que diferente este encuentro a cuando nos encontrábamos en el pasado, que diferente es todo, no puedo creer lo que el tiempo ha podido hacer con nosotros.

¿Qué ha cambiado? Somos las mismas personas, pero ahora entre nosotros hay una barrera invisible, estamos tan lejos que es imposible pensar que un día fuera diferente.

¿A dónde se fue el amor que nos acompañaba?, Aquella pasión sin medida. ¿Dónde están los besos, las caricias, las manos que no cesaban de tocarse que no podían separase?

¿A dónde han ido las mariposas en el estómago? Aquellos deseos imposibles de controlar, las ganas que nuestros cuerpos no podían posponer.

Porque hoy nuestros ojos no se buscaron con complicidad, nuestras bocas no se unieron en un beso interminable, las risas no acompañaron nuestro encuentro.

¿Qué ha cambiado? Somos los mismos, pero hoy no estamos enamorados, algo se quebró dentro de nosotros y no podemos unir los pedazos.

Al evocar aquellos tiempos en mi mente no puedo dejar de sonreír, éramos felices éramos dos cuerpos con un mismo sentimiento.

Sin embargo, aun siendo los mismos, ya no somos aquello que fuimos, somos dos personas que olvidaron que sintieron una pasión muy fuerte entre ellos, somos dos desconocidos que ayer se conocieron y hoy no saben nada uno del otro.

Somos los mismos, pero no aquellos que de tanto amarse gastaron el amor y hoy no tienen nada.

El encontrarte me ha hecho recordar momentos sepultados en mi memoria, que están dormidos y que igual que han llegado se irán y que volverán a resurgir en otro encuentro fugaz como el de hoy o como un recuerdo que no puedes controlar.

Somos un recuerdo dulce y amargo de algo que tuvimos en nuestras manos y perdimos. Sin saber cómo, nació, y sin saber cómo, un día ya no estaba entre nosotros.

Recuerdos, estamos hechos de recuerdos y esos recuerdos forman nuestra historia vivida.

Me alegra haberte conocido, me alegra tener el bello recuerdo del amor vivido entre nosotros, me alegra haber conocido ese amor intenso que nos llenó de alegría y satisfacción, me alegra poder contar que una vez disfrute un amor sublime, que ahora no me importa que acabara porque lo disfrute, aunque llorara mucho al perderlo.

Un amor que ya no está, pero vive en mi memoria, y cuando quiera puedo tener la satisfacción de vivirlo de nuevo al recordar.

Gracias a ti por haberme amando como lo hiciste, a mí por amarte como te amé y a los dos por hacerlo posible.

Hoy tengo un nuevo amor que llena mi vida y soy muy feliz, y ahora voy a su encuentro, para vivir este amor tan intensamente como quiero y disfrutarlo hasta que pueda.

Esta es la vida, así es el amor, va y viene, y siempre nos mantiene entre el placer y el dolor, la alegría y la tristeza, la plenitud y el vacío.

Firma3

 

Con el Alma Perdida

arabescos_borboletas_

Ayer llegaste a mi, estabas preocupado, cansado y perdido.

Dejaste en el camino tu alma, escondida en una esquina.

olvidaste que la necesitabas cuando llegaras a mis brazos.

Ella estaba olvidada, perdida y quería regresar a casa contigo.

La habías olvidado, tu alma estaba perdida.

Regresaste por ella y la encontraste en aquella esquina.

Suavemente la tomaste y la acercaste a tu pecho.

Ella recuperó su sitio, al sentirse querida.

Regresaron juntos, ahora cansado pero no perdido.

Yo te recibí en mis brazos y te ayude a restaurar tu cuerpo.

Tu alma y la mía estaban seguras y queridas.

Estábamos completos, los dos, y sólo completos podíamos amarnos.

 

Belisa Lucha