Archivo de la etiqueta: deseos

Si Hay Proxima Vez….

amantes2


Ella era muy joven, estaba casada con su primer amor de juventud, él tenía algunos años más, y estaba casado, un matrimonio de muchos años.

Empezaron siendo amigos, conversaban mucho y poco a poco pasaron a más sin darse cuenta. Después de una relación de varios meses en la que pasaban tiempo conversando, pasaron a besarse y tocarse, disfrutando de sus cuerpos en el asiento posterior de su coche.

Sus encuentros en el coche estaban aderezados por un intenso erotismo, se satisfacían el uno al otro de todas las formas posible y el hecho de hacer algo prohibido hacia mucho más excitantes y apasionados sus encuentros.

Un día, después de muchos encuentros en su coche, decidieron ir a un hotel para hacer el amor, ambos deseaban un encuentro a solas, para liberar sus deseos.

Los dos estaban nerviosos ante una situación que no habían tenido antes. Sabían que estaban haciendo algo mal, pero el deseo los devoraba, no podían detener lo que sentían, la atracción era mutua, el deseo y la pasión los superaba.

Tenían muchos deseos de hacer el amor desnudos y sin miedo a que los pillaran. Fue un encuentro intenso con momentos dificiles para él. Al principio le costó tener una erección y cuando intentaba penetrarla, su erección cedía y no podía mantenerla.

Siguieron con juegos amorosos y besos llenos de deseo y después de un rato su erección la hizo disfrutar intensamente. Hicieron el amor como locos durante el largo rato que permanecieron en la habitación, no recordaban el tiempo exacto. Se sentían satisfechos, cansados y hambrientos.

Él le dijo que la próxima vez traería algo para picar porque lo que ofrecían en el hotel no le gustaba y hacer el amor le daba un hambre voraz.

Inmediatamente ella pensó que había estado allí antes con otras chicas. Sintió una fría sensación recorrer su espalda. Los celos hicieron su entrada, su cabeza empezó a dar vueltas, y se perdió en pensamientos confusos.

¿Con cuantas ha hecho lo mismo?, ¿a cuantas ha traído aquí y le ha hecho el amor igual que a mí? Se quedo callada por un momento y después sin pensar le dijo:

– Bueno, si hay próxima vez.

El la miro intrigado y un poco desconcertado, pero no dijo nada. Se acerco a ella y la beso en la boca aun con deseo, ella le devolvió el beso. Le beso los pechos y con sus labios volvió a excitar sus pezones respondieron a sus labios. Volvieron a hacer el amor, parecía que le deseo no tenía fin. Él se quedó por un rato encima de ella, no podían separarse. Después de un rato se fueron a la ducha y se dieron un baño juntos y sintieron hambre, podían haberse quedado y hacer el amor de nuevo, no encontraban final a su deseo, pero tenían hambre.

Se vistieron y salieron a comer.

La mañana siguiente, la llamo, había preocupación en su voz y le dijo que no podía entender que con lo bien que la habíamos pasado tuviera dudas de que volvieran a verse. Solo de pensar en lo sucedido deseaba volver a estar juntos, mientras hablaba con ella tenía una erección y un deseo enorme de poseerla.

– No me hagas caso, fue un mal momento, sentí celos, ni yo me lo explico porque te lo dije. También deseo volver a verte.

Sintió como se relajaba su voz, le deseo los buenos días le envió un beso y le dijo que la llamaría más tarde.

Fueron muchas próximas veces, durante un tiempo disfrutaron de sus encuentros y del sexo sin pensar a donde los llevaría esa relación. Poco a poco, la pasión se enfrió y dejaron de verse, ella no recuerda cual fue el motivo ni como sucedió, pero el recuerdo de aquella primera tarde se quedó en ella junto a la respuesta que los celos le hicieron decir.

Siempre que lo recuerda sonríe, y se siente feliz de haber vivido esa experiencia tan intensa. No quiere pensar en nada más, solo un buen recuerdo.

El recuerdo de una relación de juventud, una relación muy sexual y llena de erotismo. A una edad en que su sexualidad estaba a plena capacidad. No hubo amor, solo sexo.

Muchas veces en su vida deseo una relación sexual como aquella.

Solo de recordar su cuerpo se excitaba y deseaba una próxima vez.

Firma3

 

 

Anuncios

Escribo y escribo…

escribo-y-escribo


Escribo para decirme a mí misma lo que siento.

Escribo porque te tengo en mi pensamiento y no puedo olvidarte.

Escribo para ti y no lo leerás nunca.

Escribo y escribo sin un propósito y casi sin pensarlo.

Escribo, y mis manos se dejan llevar por un tumulto de ideas, por un tumulto de sentimientos.

Escribo, y cuando pueda leerlo me sorprenderá lo que escribo.

Escribo, y el mundo se ha cerrado para mí, no hay nada a mi alrededor solo mis sentimientos, solo mis recuerdos.

Escribo, y solo estas tú en todas mis palabras, en mis dedos, en mi mente, en mí y en el centro de mi vida.

Escribo y escribo, para ti, por ti y sobre ti.

En esta novela que es mi vida eres el capítulo más largo, el más sentido.

Eres el comienzo y el fin del amor, lo más hermoso y lo más triste.

Eres lo que he creado y lo que he perdido.

Escribo, y me pierdo en mis pensamientos. No sé si existes o te imagino.

Escribo, y al final solo siento el cansancio del dolor y las lagrima de la amargura.

No sé si eres real, es tan bello el recuerdo que creo que lo he inventado.

No sé si eres producto de mis enormes deseos de un amor o de mi mente torturada por el deseo.

Firma3

Una Mañana Cualquiera.

una-manana-cualquiera


Te vi una mañana. Una mañana de esas en que no esperas nada especial.

Sales al mundo con cosas por hacer, sintiendo que será un día como otros, repitiendo lo mismo como tantos días de tu vida.

Estaba con mi mente absorta del mundo que me rodeaba, siguiendo los pasos que tantas veces había dado.

Me detuve a esperar en uno de los sitios donde tenía que hacer algo de lo previamente planeado para el día.

Mientras espera busque entre mis cosas los papeles que necesitaba para tenerlos listos cuando llegara el momento.

Había mucha gente que iba de un lugar a otro esperando solucionar algún asunto pendiente, entraban y salían buscando el lugar adecuado para arreglar lo suyo.

– ¿Este papel es suyo? Lo he visto caer cuando pase por su lado.

Oí una voz de hombre fuerte pero melodiosa, cerca de mí.

Me volví hacia la voz y te vi, me mirabas con una mirada entre preocupada y amable.

– ¡Oh! Gracias, es cierto, es mío. Mil gracias de nuevo.

-Por nada, se lo importante que son a veces los papeles y perder alguno puede ser un gran problema.

Tus ojos se encontraron con los míos y se quedaron presos, ambos sonreíamos con los ojos y nuestras bocas se sumaron con una sonrisa inmensa.

Lo supe inmediatamente, tu alma y la mía se reconocieron, no puedo decir que sintieras lo mismo que yo, pero tus ojos me decían cosas que yo entendía.

Fue muy fugaz nuestro encuentro, pero suficiente para reconocerse. Quizás no estés en mi futuro, pero en mi renació un sentimiento olvidado. Quizás no vuelva a verte y entre nosotros solo medie un saludo fugaz, pero volví a sentirme viva y supe que volvería a amar, que volvería a confiar, que volvería a entregar mi corazón.

Me distes los buenos días y te respondí lo mismo, te alejaste y te seguí con la mirada hasta perderte entre la gente.

Hoy te vi, y volvió la esperanza a mi vida, volví a ver que los días no tienen que ser iguales y que a pesar de todo cada día puede ser un misterio.

Firma3

Alma Querida

arabescos_borboletas_
Que necesitas alma querida que pueda despertar mis sentimientos, que pueda provocar mi risa, que pueda sacarme de este letargo que me agobia.
Que necesitas alma querida para que puedas hacer vibrar mi corazón y sensibilizar mi piel.
¿Qué espero de ti alma querida?
Que te sucede que no eres tú, que no te reconoces en mí, que no te siento como alas de mariposa en mi vientre.
Te has perdido y no puedes encontrar el camino de regreso.
¿Que necesitas de mi, alma querida?
¿Que necesito yo, para que tú vuelvas a mi?.
Quiero gritar, quiero que regreses. Necesito de ti para ser yo.

Firma3

¿Que sabemos del Amor?

Que sabemos del amor


Porque insistimos en amar a quien no nos ama, a amar lo que es imposible, a vivir en relaciones donde no existe el amor y solo compartimos la vida en común, renunciando a nuestros más profundos deseos.

Acaso no sabemos reconocer al amor porque la rutina y la falta de ilusión nos nubla la razón.

No sabemos nada del amor solo imaginamos lo que queremos que sea, no lo reconocemos en nosotros ni en el otro y nos cerramos todas las puertas al amor.

Reconocemos el amor en las novelas, las películas románticas y los poemas y pensamos que nunca nos tocara un amor como esos.

El amor llega a nosotros, pero se pierde en el camino y dejamos de reconocerlo en nuestras relaciones porque pensamos en amores de fantasía y no intentamos buscarlo en lo más hondo de nuestro corazón.

Siento al amor lejos de mí, lo veo en otras parejas, pero no en mi vida.

Añoro ese sentimiento, lo envidio cuando lo veo presente en los otros y pienso en cuanto les durará porque estoy segura de que se perderá también en ellos, que no tiene futuro el amor como no lo ha tenido para mí.

Cuando leo un poema, oigo una canción de amor o lo imagino en mi mente, ansió el amor para salvar mi vida de la insatisfacción. No reconozco el amor, no lo siento, no existe para mí.

Me pregunto muchas veces si soy yo quien no cree en el amor o es que simplemente no existe.

Muchos años atrás, creía en el amor, lo sentía cerca, lo buscaba, pensaba que podía enamorarme que podía disfrutar del amor.

Hoy no sé si existe en algún lugar, si alguien puede amar y ser amado de verdad o si solo es una fantasía que queremos alcanzar, pero perdemos la fe en el camino. La vida es demasiado real y el amor no existe.

Intento vivir sin amor y solo acepto lo que es y no sé si volveré a sentir de nuevo el amor, si volveré a enamorarme.

Tengo miedo de volver a sentir el amor y perderlo, de sufrir, de llorar otra vez por el amor perdido, por la traición, la infidelidad y la mentira.

Ahora pretendo aprender a amarme a mí misma y quizás eso me ayude a encontrar a otra persona en la que pueda compartir el amor que ya tengo en mi y siento por mí.

Es triste vivir sin amor, es triste para mí no poder disfrutar de ese sentimiento tan hermoso en el que he dejado de creer.

Firma3