Archivo de la etiqueta: felicidad

El Tiempo y el Amor

tiempo-y-amor


El tiempo lo pone todo en su sitio y le da sentido a lo vivido.

Nos suceden cosas que en su momento no podemos calificar y no sabemos si las decisiones que tomamos nos llevaran por buen o mal camino.

Cuando hacemos un recuento de lo vivido, el camino es la respuesta a nuestras acciones, todo lo que sucede es para llegar al lugar donde estamos ahora, aunque en algunos momentos no teníamos claro a donde nos llevaba.

Antes de conocerte, me enamoré, sufrí desengaños, pensé no volver a amar, volví al amor y de nuevo lo perdí.

Todas esas situaciones, todos esos amores, todos esos desengaños me sirvieron para aprender sobre el amor, y aprender que primero tenía que amarme a mí y solo entonces sería capaz de amar y de dar amor.

Conocerte cuando no esperaba el amor, cuando no buscaba el amor, cuando amarme a mí misma era lo importante, fue un milagro.

No conocimos de forma casual, tan casual que era imposible en ese momento pronosticar nada futuro. Salía de mi casa para realizar algunas compras y tú estabas buscando una dirección de una casa en mi vecindario, me preguntaste por la persona que buscabas, te dije que no la conocía, pero comente que dos o tres casas después de la mía se habían mudado una familia recientemente y podía ser esa la casa que buscabas. Me diste las gracias y seguiste tu camino, puedo decirte hoy que en ese momento no podía decir nada de ti, porque te mire, pero no te vi.

Al regresar coincidió que tú también terminabas la visita y pasaste frente a mí en tu coche y me diste las gracias porque era la casa que buscabas. Nos deseamos buenas tardes y entre a mi casa.

Fue todo ese día. Algunos días después, no puedo recordar cuantos, pero supongo que más de una semana, porque ya no recordaba el incidente, fui a tomar un café con una amiga y entraste en la cafería preguntando por una imprenta en la zona. Te oí hacer la pregunta a una persona cercana a nosotras y justo al lado de nuestro trabajo había una imprenta y mi amiga te indico el lugar, te acercaste a nosotras y cuando me viste, dijiste.

– Parece que estas predestinada a darme las direcciones que busco.

Por mi cara, supiste que no recordaba haberte visto antes y me recordaste el incidente cuando estaba buscando la dirección cerca de mi casa.

Después de ese día nos encontramos varias veces cuando visitabas la imprenta y coincidíamos al salir o entrar.

En otra ocasión coincidimos en la cafetería cercana a la hora del almuerzo y nos sentamos en la misma mesa y conversamos durante un rato, intercambiamos información personal y a partir de ese día nos hicimos amigos, conversábamos y pasábamos pequeños ratos juntos, hasta que un día me preguntaste si aceptaba ir contigo a un concierto un sábado en la noche.

Ya en ese momento me sentía bien en tu compañía y eras un amigo apreciado por mí.

Esa noche después del concierto nos fuimos a cenar y antes de terminar la noche, me dijiste que estabas enamorado y querías saber si aceptaría tener una relación más íntima.

Yo respondí: – Creo que sin darnos cuenta ya la tenemos, no tenemos relación intimas, pero nos sentimos bien juntos y nos entendemos.

Él se acercó y muy suavemente me beso, yo acepte el beso. Un beso que al momento se llenó en deseo y se volvió intenso y apasionado. No supe más de mí, todo fue como un sueño y amanecí en su cama al día siguiente.

No fue un amor a primera vista, no buscábamos olvidar amores pasado, fue un camino lento sin pedir nada a cambio, nos conocimos de casualidad y nos hicimos amigos por coincidir en sitios comunes. El amor nos sorprendió y el tiempo lo hizo crecer, nos acostúmbranos a vernos, a hablar por ratos, a hacernos imprescindibles el uno al otro y cuando al fin nos dimos cuenta estábamos enamorados y ya no fue posible volver atrás.

Un amor mutuo, inesperado y sin traiciones, no creció en el dolor de otros, fue siempre nuestro, sin personas a quienes sustituir y sin situaciones que reparar.

Hoy estamos viviendo un amor saludable, intenso y muy hermoso. Estoy feliz de amar de nuevo, de sentirme querida y de quererte sin miedo. No sé qué sucederá en el futuro estoy viviendo el presente, el amor del día a día, sin preocuparme, disfrutando de este momento que es lo importante.

Estoy enamorada y tú me amas, lo veo en tus ojos, lo siento en tus manos, me lo dice tu boca y es suficiente.

¿Hasta Cuándo? No importa. Nos tenemos hoy, nos amamos hoy. El presente es demasiado hermoso para pensar en mañana.

Firma3

 

 

Anuncios

Colores.

colores


Te pinto de todos los colores.

Te he puesto colores según como me siento, según este mi ánimo.

Te pinto y te despinto a mi antojo, te pongo colores o te dejo en blanco y negro.

Estas en mí en todos los momentos, con colores o sin ellos.

Te pinto, te imagino y así te quiero.

Me gustan los colores, los pongo en todas partes, me gustas tú y te imagino en todo el tiempo.

Te construyo en mi mente y te espero en mi vida todo el tiempo.

Llegaras, y mi vida se llenará de colores.

No se la relación entre tú y los colores, no se la relación entre tú y mis amores.

Mis amores de colores y tú de colores.

Estoy enamorada de ti y de los colores, los colores y tu llenan mi vida.

Pienso en ti y te acompañan los colores.

Te quiero y te pinto de colores,

Te quiero y te quiero de colores.

Te quiero como seas, con o sin colores.

Firma3

Tus manos

Tus manos


Tus manos, mi parte favorita de ti. Tus manos, la mejor expresión de tu amor.

Me gusta mirarlas, pero me gustan más cuando me tocas. Tus manos en mi piel producen chispas en mi cuerpo. Con tus manos puedes sacar mis mejores melodías, mis mejores reacciones.

Tus manos recreándose en mis senos me llevan a las puertas de la locura, no puedo soportar que no acaricies mis senos, están sedientos de tus manos.

Mi cuerpo ansia tus manos, mi cuerpo explota en tus manos, mi cuerpo se pierde en tus manos.

Tus manos en mi cuello, en mi espalda, en mis caderas, acariciando suaves y firmes por momentos, calientes, que trasmiten corrientes de energía excitantes a mi cuerpo.

Tus manos recreándose en mi sexo me llevan a las puertas de un éxtasis supremo, no puedo soportar que tus manos no se detengan suavemente en mi sexo y con movimientos certeros, ágiles y a la vez sutiles me detienen en el tiempo y pierdo toda la conciencia en un tumulto de sensaciones que no puedo controlar.

Tus manos y mis manos cuando llegamos al límite se unen sedientas, desesperadas, ardientes. Nuestras manos no pueden separarse. Hasta que perdidos en nuestras sensaciones no pueden sino dejarse llevar y caer en un abismo llenos de sensaciones, sentimientos y placer infinito.

Tus manos me provocan placer y éxtasis, ansia y deseo, sentimientos y sexo desenfrenado.

Tus manos, con su fuerza y su dulzura, su pasión y su energía. Son mi mejor regalo.

Firma3

 

La Soledad

la-soledad


La soledad vive conmigo, es mi soledad, es parte de mi, de mis visiones de mis deseos.

Mi soledad es mi compañera de muchos días, aunque este rodeada de gente, ella se acerca y me susurra en el oído y la siento cerca, muy cerca.

A veces estamos en paz, nos acompañamos mutuamente, nos aceptamos, nos hacemos una grata compañía, somos amigas.  Puedo decir, que  demasiadas veces me siento muy bien con ella, la abrazo, la disfruto y  es una importante parte de mi.

Otras veces me agobia su presencia, la odio, necesito la presencia de alguien con quien intercambiar palabras, emociones, deseos. Necesito socializar y oír diferentes criterios, oír nuevas historias, compartir sucesos.

Cuando ha pasado un tiempo vuelvo a tener necesidad de nuevo de mi soledad y la busco para poder asimilar la compañía de otras personas.

Estoy entre dos extremos, el deseo de estar sola y el deseo de compartir con otros.

Me encanta estar sola para oír música leer, escribir, meditar, permitirme hacer lo que apetezca sin pedir permisos, sin cotejar criterios, evaluar deseos o llegar a acuerdos. Salir a caminar y dejar vagar mí mente, imaginar sucesos, recrear cosas que deseo y como obtenerlas, o situaciones en las que quisiera encontrarme o simplemente imaginar el futuro que quiero para mi.

Me encanta conversar, oír historias, comparar ideas, y para eso necesito compañía de otros. Es mi otro extremo en que mi soledad se retira silenciosa y espera porque vuelva a ocupar el primer lugar.

Hay días en que al despertar, deseo estar sola, deseo solo oír música, tener cerca mi portátil y escribir, transformar en  letras un pensamiento, un sentimiento, o ideas que surgen de la nada. Esos días estoy feliz de poder disfrutar de mi soledad,

Otros días al despertar me pregunto que puedo hacer para ver gente, para conversar, ser útil para otros, realizarme en algún servicio aunque sea el de compartir una sonrisa. Esos días me  aterra la soledad y busco algo que hacer lejos de ella. Deseo oír diferentes opiniones, y ver como las personas se proyectan en cada caso.

Me considero una buena oyente, muchas veces los dejo que hablen y solo escucho, muchas personas tienen una gran necesidad de ser oídas.

No se si a otros les sucede lo mismo y se debaten entre estos dos extremos en que me encuentro, pero analizando mi vida, esto me ha sucedido siempre, no puedo definir cuando se hizo tan claro para mi, pero es una situación que siempre me ha acompañado.

Nunca me ha asustado la soledad, pero reconozco que puede ser muy difícil, quiero tener compañía y a la vez me gusta disfrutar de la soledad por decisión propia y no por necesidad.

Comprendo que los que no tienen con quien compartir su vida, no me entiendan, muchas veces tampoco yo me entiendo, y es por eso que tratando de entenderlo, escribo. Cuando pienso en que algún día puedo quedarme sola sin ningún ser querido cerca o sin la persona que es mi compañero de vida, me asusto mucho  y no se que haré en ese momento ni como pensare.

Hoy estoy en compañía de  mi soledad y me he permitido escribir sobre mis deseos extremos.

No espero que me entiendan, pero al menos que les permita reflexionar sobre sus sentimientos sobre la soledad.

Firma3

 

Mariposas.

mariposas-de-colores

Siento Mariposas en mi piel cuando me tocas.

Mariposas en mi sexo cuando me besas.

Mariposas, multitud de mariposas en mi cuerpo.

Mariposas en mis oídos cuando me hablas.

Cuando te acercas las mariposas de mi estómago no descansan

¿Qué has hecho en mi?

Soy una multitud de mariposas que encuentran en tu cuerpo su flor preferida.

Firma3