Archivo de la etiqueta: mentiras

Malas Decisiones.

decisiones


Ella muchas veces pensaba en todo lo que había hecho en su mi vida y algunas cosas, si pudiera, las cambiaría. Todo en la vida es una enseñanza y arrepentirse no tiene mucho sentido porque las hacemos con la experiencia y la información que tenemos en el momento y pensamos que es lo mejor que podemos hacer.

Unas veces porque somos muy jóvenes, otras porque nos dejamos llevar por el momento en que estamos, otras por miedo a las consecuencias y otras, quizás, por capricho, hacemos cosas que con el tiempo sabemos que no fueron buenas decisiones.

Por lo tanto, no pensaba en arrepentirse de lo sucedido, solo evaluaba las cosas que con la experiencia que ahora tenía no fueron las decisiones más atinadas.

Podía equivocarse, porque al final no sabía y si eso que evaluaba como una mala decisión era parte de lo que tenía que experimentar o aprender en su vida.

A veces las situaciones se entrelazan y no puedes definir donde comienzan y donde terminan y si la parte que te parece buena estaba demasiado sujeta a las malas o si lo que seguía no hubiera sucedido de haber cambiado lo anterior.

Tomaba el riesgo de calificar sus decisiones, aunque fueran parte de un guion no escrito por ella, pero que tenía que vivir.

En general, había tenido una buena vida y había tomado muchas decisiones acertadas que la habían llevado por un buen camino. En particular, su vida amorosa no había sido muy acertada, ahora, con el paso del tiempo, podía decirlo con absoluta certeza.

Se casó la primera vez con un amor de juventud, fue el primer hombre de su vida, y se separó después de algunos años de matrimonio porque ya no lo amaba, al menos eso pensaba. Fue una buena relación, no fue perfecta, pero en la distancia podía decir que valió la pena.

Después, durante un tiempo tuvo varios amores, se divertía y disfrutaba su soltería, fue una buena etapa, pero extrañaba una relación estable y seria. Aprendió que somos muy inconformes queremos lo que no tenemos y cuando lo tenemos queremos lo contrario.

Tuvo una relación corta con un compañero de trabajo que por malos entendidos termino, pero ella se había enamorado y quedo profundamente marcada. Anterior a esta relación, había conocido a un señor casado que la enamoro, pero a ella no le interesaban ese tipo de relaciones y no acepto sus galanteos.   Después de su ruptura, enamorada y sin esperanzas de recuperar su amor, volvió a encontrar al señor casado. Le contó que se había separado, que se había mudado con su madre y la invito a salir con unos amigos a una función de teatro. Ella acepto para distraerse de su fracaso anterior. Era joven, estaba enamorada, pero necesitaba sexo y alguien para olvidar. Empezaron a salir juntos y a conocerse. Después de un tiempo, el tiempo que todo lo pone en su sitio, hizo lo suyo y la relación fue cambiando y empezaron a vivir juntos. Volvió a una relación estable.

Su mala decisión fue seguir con él cuando descubrió su primera infidelidad y después de una discusión y separarse durante varios días, acepto sus disculpas. Por supuesto después de esa vez el siguió haciendo lo mismo, ella no lo supo en ese momento, hasta que al pasar de los años tuvo pruebas de sus infidelidades.

No tuvo en cuenta una verdad absoluta, cuando son infieles una vez, lo volverán a hacer, una y otra vez, porque no es por ti que son infieles, es por inmadurez y falta de autoestima, piensan que buscando amores diferentes se van a sentir seguros y a ratificar su hombría. Fueron infieles en su relación anterior, son infieles en su relación contigo y lo serán si tienen una relación posterior a ti.

Lo había conocido estando casado y buscando relaciones fuera del matrimonio, de hecho, sabía que tenía relaciones fuera del matrimonio porque el mismo le había justificado con que tenía una mala relación con su mujer, sentía que ella no lo comprendía y necesitaba buscar fuera lo que no tenía dentro de su matrimonio. Y ella, aunque no tuvo una relación con el estando casado había oído sus historias, las mismas que les haría a las mujeres con las que tuvo relaciones estando con ella. Era una señal de alarma que debía haber tenido en cuenta.

A partir de ese momento, no sabe si las cosas que sucedieron después fueron las correctas, o las que hubieran sucedido si se hubiera separado.

Lo más seguro es que fuera otra su situación actual.

Ahora, después de años, se encuentra en una situación que no sabe siquiera si vale la pena resolver, se ha mantenido en una relación sin amor, ha dejado pasar la juventud sin disfrutar de un amor de verdad o al menos de haber disfrutado de otras relaciones aunque al final también la hubieran defraudado.

No sabe si aún tiene tiempo de saborear el sexo con quien quiera tenerlo con ella.

Firma3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Decir “Te Amo”

corazon roto2


Decir “Te Amo” es muy fácil, decir te deseo es muy fácil, decir que eres lo mejor de mi vida es muy fácil. Pero las palabras no tienen valor si no demuestras que es cierto.
Es fácil buscar otras personas para pasar tu tiempo, conquistarlas, hacerles el amor y que crean que son amadas.
Esa es la practica casi diaria de muchos en sus relaciones de pareja, decir una cosa y hacer otra contraria a lo que dicen.
Pero cuando tomas esa decisión en tu vida solo te engañas a ti mismo, los otros tarde o temprano sabrán que lo que dices no es cierto.
¿Que quieres ocultar detrás de esas actuaciones? Tu inseguridad, tu miedo, tu baja autoestima, el creer en tu subconsciente que no tienes derecho al amor.
Cuando no puedas decir a todos que tienes una relación con una persona lo mejor es no tenerla, porque el engañado sufre, pero el que engaña no se ama así mismo, no se valora, es inseguro, tiene que demostrarse en cada momento el valor que tiene mediante la conquista, porque no se cree merecedor del amor.
Ser leal, respetar, no mentir, no solo es importante en tu vida fuera de tus relaciones de pareja y para que lo exijas en las otras personas hacia ti. En la vida en pareja, es fundamental, el amor esta basado en la confianza y no se puede confiar en la persona que engaña, que no es leal, que no es honesto con sus relaciones.
Decide a quien amas de verdad, o busca a quien amar de verdad, pero no mientas, cuando digas que amas, demuéstralo, cuando ames que sea de verdad y cuando creas que una relación a terminado habla con la persona que esta a tu lado lo que sientes.
Es difícil decir a otra persona que no te sientes feliz, que no funciona una relación, pero al final te sentirás bien contigo mismo, demostrarás que eres una persona leal, una persona integra.
Un corazón dividido no ama, un corazón que miente nunca podrá dar amor y nunca hará feliz a otra persona ni a si mismo.

Belisa Lucha


http://www.safecreative.org/user/1503061468974

Decisión de vida.

arabezcos

Se levantó de la cama, sus emociones la sobrepasan, no puede controlar sus sentimientos de insatisfacción con todo lo que sucede. Anoche casi no durmió, pensando.

Ella no culpa a nadie,  ha tomado todas sus decisiones, tal vez sin pensar, sin analizar. No lo sabe.

Tampoco se culpa a ella, lo ha hecho lo mejor que ha sabido y que ha podido.

Está  demasiado confusa con sus pensamientos, la emoción no le deja hacer una valoración adecuada de su situación.

No quiere que el pasado ponga en su mente pensamientos demasiado terribles, tampoco quiere preocuparse  por un futuro que no tiene posibilidad de controlar.

Es posible que sea demasiado dura con ella, pero hoy es un día que se siente perdida, no puede ser objetiva le sobrepasa la frustración. No ve nada bueno en su vida, pero, es capaz de darme cuenta de que no es cierto, aunque lo piense en este momento. No puede pensar con serenidad en lo que debe o no hacer, qué camino tomar, que debe decidir.

Seguir, o romper con todo y empezar desde cero.

Le da tristeza irse, no sabe si quiere eso, se siente herida, dolida, engañada.

No, no es capaz de pensar con claridad.

Dentro de unas horas él regresara de su viaje y tiene que saber que va a hacer.

Ayer, después de hablar con él sobre su regreso, se sentó a revisar su  correo y encontró un correo enviado por el,  y a medida que leía se quedaba sin respiración.

El correo no era para ella y lo que decía le rompió el corazón en mil pedazo, era un correo para la misma mujer que provocó una crisis anterior con él, cuando descubrió que tenían un romance.

El le juro que era un juego que no significaba nada en su vida, y que todo había terminado, pero seguía escribiéndose con ella y por lo que decía seguían manteniendo un ardiente romance. El se mostró muy cariñoso en aquellos días después de la pelea, le decía que era lo mejor que le había pasado en su vida, hacían el amor apasionadamente y ella confió. Parecía que todo volvía a estar en su sitio.

Ella estaba enamorada, y le perdonó, pensó que la vida sin él era imposible. En el fondo, también tenia miedo a lo que representaba dejarlo y buscarse la vida por sí misma. No confió en ella y en las posibilidades que tenía de sobrevivir sin el. Lo sabe, tenía miedo.

Ahora quiere ser como agua y dejarme llevar por el río de la vida a un puerto donde se sienta segura. Tiene  miedo a equivocarme de nuevo como ha sucedido ya tantas veces.

Para tomar decisiones tienes que poder pagar sus gastos  y ella no puede.

Miedo, el denominador común de siempre, el miedo la paraliza, ella está paralizada. Lo sabe. Esta parada en la ventana, mirando la gente que va y viene a esa hora de la mañana, llorando, detenida, sin saber que hacer, sin tomar una decisión.

http://www.safecreative.org/user/1503061468974

Una vida de mentiras.

arabezco

¿A quien engañas, a tu amante o a tu mujer?
Te engañas tú.
Tu amante sabe de tu mujer, esta segura de ser  amada, y piensa en tu mujer como la compañera aburrida de una relación cansada y marchita. Se cree tu gran amor, cree que tu corazón le pertenece.
Tu esposa sabe que  tienes una amante en una relación sentimental mas allá del sexo. Que ella callada, admite.
¿A quien amas tu?
Te amas a ti, mientes a tu amante y mientes a tu mujer.
Y al final, te mientes a ti mismo, mantienes una mentira, tu vida es una mentira.

No te creo

arabezco

No digas que me quieres. No te creo.

No siento tus besos apasionados, ni tus deseos expuestos.

No siento amor en tus palabras.

No veo en tu mirada deseo, ni en tus manos el calor cuando me tocas.

No me digas que me quieres. No te creo.

Como quieres que te crea si no lo siento.

Es la costumbre la que nos envuelve.

Mas amistad que amor, lo que nos une.

No te creo.

Belisa Lucha

http://www.safecreative.org/user/1503061468974