Archivo de la etiqueta: pasion

Tus manos

Tus manos


Tus manos, mi parte favorita de ti. Tus manos, la mejor expresión de tu amor.

Me gusta mirarlas, pero me gustan más cuando me tocas. Tus manos en mi piel producen chispas en mi cuerpo. Con tus manos puedes sacar mis mejores melodías, mis mejores reacciones.

Tus manos recreándose en mis senos me llevan a las puertas de la locura, no puedo soportar que no acaricies mis senos, están sedientos de tus manos.

Mi cuerpo ansia tus manos, mi cuerpo explota en tus manos, mi cuerpo se pierde en tus manos.

Tus manos en mi cuello, en mi espalda, en mis caderas, acariciando suaves y firmes por momentos, calientes, que trasmiten corrientes de energía excitantes a mi cuerpo.

Tus manos recreándose en mi sexo me llevan a las puertas de un éxtasis supremo, no puedo soportar que tus manos no se detengan suavemente en mi sexo y con movimientos certeros, ágiles y a la vez sutiles me detienen en el tiempo y pierdo toda la conciencia en un tumulto de sensaciones que no puedo controlar.

Tus manos y mis manos cuando llegamos al límite se unen sedientas, desesperadas, ardientes. Nuestras manos no pueden separarse. Hasta que perdidos en nuestras sensaciones no pueden sino dejarse llevar y caer en un abismo llenos de sensaciones, sentimientos y placer infinito.

Tus manos me provocan placer y éxtasis, ansia y deseo, sentimientos y sexo desenfrenado.

Tus manos, con su fuerza y su dulzura, su pasión y su energía. Son mi mejor regalo.

Firma3

 

Anuncios

Si hay próxima vez.

Si hay proxima vez


Teníamos una relación de varios meses en la que pasábamos tiempo conversando o besándonos y tocándonos, disfrutando de nuestros cuerpos en el asiento posterior de su coche.

Nuestros encuentros en el coche estaban aderezados por un intenso erotismo, nos masturbarnos el uno al otro de todas las formas posible y el hecho de hacer algo prohibido hacia mucho más excitantes y satisfactorios nuestros encuentros.

Un día, al fin, después de varios encuentros decidimos ir a un motel para hacer el amor tranquilamente, sin la incomodidad del coche.

Fue un encuentro intenso con momentos de frustacion por parte de él. Los dos estábamos nerviosos ante una situación que no habíamos tenido antes. Teníamos muchos deseos de hacer el amor desnudos y sin miedo a que nos pillaran y al  principio le costó tener una erección y cuando intentaba penetrarme, su erección cedía y no podía mantenerla.

Seguimos con juegos amorosos y besos intensos llenos de deseo y después de un rato su erección me hizo disfrutar intensamente. Hicimos el amor como locos durante el largo rato que permanecimos en la habitación en la que estábamos, dos o tres horas, no recuerdo el tiempo exacto. Teníamos hambre y decidimos salir a comer algo.

Él me dijo que la próxima vez traería algo para picar porque lo que ofrecían en el motel no le gustaba y hacer el amor le daba un hambre voraz. Inmediatamente supuse que había estamos antes con otras chicas. Sentí una fría sensación de miedo en mi espalda. Los celos hicieron su entrada.

¿Con cuantas ha hecho lo mismo?, ¿ha cuantas ha traído aquí y le ha hecho el amor igual? Me quedé pensando un poco y casi sin pensar ni saber a ciencia cierta lo que decía, le dije:

– Bueno, si hay próxima vez.

El me miro intrigado y un poco desconcertado, pero no dijo nada. Nos vestimos, salimos y fuimos a comer y tomar unas copas.

La mañana siguiente, muy temprano, me llamo y me dijo que había dormido muy mal, pensando en lo que le había dicho, no podía entender que con lo bien que la habíamos pasado juntos había puesto en duda que nos pudiéramos encontrar de nuevo. Solo de pensar en lo sucedido deseaba volver a encontrarnos de nuevo en el motel.

Sonreí y al recordar todo mi cuerpo se estremecía de placer. respondí.

-Duerme tranquilo, fueron los celos, tendremos una próxima vez y muchas más. Dormirás como un ángel.

Firma3

 

 

 

 

 

A Donde fue el Amor……

A donde fue el amor.

Ayer te vi de nuevo, después de mucho tiempo.

Nos encontramos casualmente, los dos nos sorprendimos al vernos, nos saludamos amablemente con un beso fugaz en la mejilla casi sin tocarnos, nos preguntamos por nuestras familias, hablamos en general sin mucho detalle y nos despedimos con una sonrisa amable como dos conocidos que se encuentran después de mucho tiempo sin verse.

Pero no éramos solo conocidos, fuimos amantes, apasionados y maravillosamente locos.

¿Cuánto tiempo ha pasado? No puedo decirlo y tu, es posible que tampoco, solo sé que ha pasado y que como siempre nos envuelve en la bruma del olvido.

Que diferente este encuentro a cuando nos encontrábamos en el pasado, que diferente es todo, no puedo creer lo que el tiempo ha podido hacer con nosotros.

¿Qué ha cambiado? Somos las mismas personas, pero ahora entre nosotros hay una barrera invisible, estamos tan lejos que es imposible pensar que un día fuera diferente.

¿A dónde se fue el amor que nos acompañaba?, Aquella pasión sin medida. ¿Dónde están los besos, las caricias, las manos que no cesaban de tocarse que no podían separase?

¿A dónde han ido las mariposas en el estómago? Aquellos deseos imposibles de controlar, las ganas que nuestros cuerpos no podían posponer.

Porque hoy nuestros ojos no se buscaron con complicidad, nuestras bocas no se unieron en un beso interminable, las risas no acompañaron nuestro encuentro.

¿Qué ha cambiado? Somos los mismos, pero hoy no estamos enamorados, algo se quebró dentro de nosotros y no podemos unir los pedazos.

Al evocar aquellos tiempos en mi mente no puedo dejar de sonreír, éramos felices éramos dos cuerpos con un mismo sentimiento.

Sin embargo, aun siendo los mismos, ya no somos aquello que fuimos, somos dos personas que olvidaron que sintieron una pasión muy fuerte entre ellos, somos dos desconocidos que ayer se conocieron y hoy no saben nada uno del otro.

Somos los mismos, pero no aquellos que de tanto amarse gastaron el amor y hoy no tienen nada.

El encontrarte me ha hecho recordar momentos sepultados en mi memoria, que están dormidos y que igual que han llegado se irán y que volverán a resurgir en otro encuentro fugaz como el de hoy o como un recuerdo que no puedes controlar.

Somos un recuerdo dulce y amargo de algo que tuvimos en nuestras manos y perdimos. Sin saber cómo, nació, y sin saber cómo, un día ya no estaba entre nosotros.

Recuerdos, estamos hechos de recuerdos y esos recuerdos forman nuestra historia vivida.

Me alegra haberte conocido, me alegra tener el bello recuerdo del amor vivido entre nosotros, me alegra haber conocido ese amor intenso que nos llenó de alegría y satisfacción, me alegra poder contar que una vez disfrute un amor sublime, que ahora no me importa que acabara porque lo disfrute, aunque llorara mucho al perderlo.

Un amor que ya no está, pero vive en mi memoria, y cuando quiera puedo tener la satisfacción de vivirlo de nuevo al recordar.

Gracias a ti por haberme amando como lo hiciste, a mí por amarte como te amé y a los dos por hacerlo posible.

Hoy tengo un nuevo amor que llena mi vida y soy muy feliz, y ahora voy a su encuentro, para vivir este amor tan intensamente como quiero y disfrutarlo hasta que pueda.

Esta es la vida, así es el amor, va y viene, y siempre nos mantiene entre el placer y el dolor, la alegría y la tristeza, la plenitud y el vacío.

Firma3

 

La Traición de mi Cuerpo.

Mi cuerpo en negro(1)

Este cuerpo mío que no deja de desearte.

Que no deja de esperar por tus caricias, por el calor de tu cuerpo.

¿Qué puedo hacer con él?, que no deja de sentirte en cada movimiento.

Que no quiere amar si no es contigo.

Me dices que vendrás, pero demoras, demoras mucho.

Mucho más de lo que mi cuerpo puede esperar.

Y entonces buscándote a ti, cae en otros brazos, en otros labios.

Después, queda inerte, el deseo de la carne cede, pero el alma sufre.

Se queda vacía, sin sentido, sin amor.

Solo la carne libera la tensión del deseo.

El alma lo pierde todo, no recibe nada porque solo con tu cuerpo y tu alma puede liberarse del deseo de tenerte.

¿Puedes decirme que hacer con mi cuerpo ardiente, deseoso de amor y de tu cuerpo?

Me dices que vendrás, y no lo haces.

Es mi cuerpo, no es mi alma quien te traiciona.

Es el deseo, no es el amor quien te traiciona.

No puedo amar solo con el cuerpo, necesito un alma.

Necesito tu cuerpo y también necesito tu amor.

Firma3

Quiero un Amor.

mariposas
Quiero un amor, un amor sin condiciones,
Un amor de compartir sentimientos, alegrías y miedos.
De compartir las tristezas, el dolor y la esperanza.
Puedo volver a amar sin condiciones, sin pedir nada a cambio que no quiera ser dado.
Sin apegos, sin culpas, sin imposiciones.
Me merezco un amor sin condiciones, que me ofrezca lo que ofrezco.
Un amor de compartir la vida, la pasión y el misterio.
Quiero un amor, puedo enamorarme de nuevo y me merezco un amor.
Quiero tenerte…
Puedo esperarte…
Me merezco encontrarte…

Firma3